Páginas

marzo 09, 2009

Mérida puede esperar (4ta funcion)

La salida a nuestro destino hubiese sido del todo tranquila, de hecho lo único planeado era ir al súper, comprar refrescos, botanas, un montón de cigarros y alguna otra cosa que se nos antojara, era una rutina ensayada, pero no, a cambio tuvimos que regresar al hotel donde habíamos estado, en busca de la hielera y el estuche de CD’s donde habían mas de 40 discos, todo nuestro repertorio, así, al llegar el encargado se sorprendió de vernos nuevamente siendo que hacia menos de 15 minutos que nos habíamos ido, bajamos y explicamos el por que, a lo cual nos respondió que ahí en el hotel no habíamos dejado nada, le pedimos que nos dejara revisar las habitaciones pero se negó, dijo que ya habían hecho limpieza y no habían encontrado algo, le pedimos hablar con el de limpieza pero se negó, ya no era buena onda como lo fue en los días que estuvimos ahí, entonces no quedo mas que hacer, luego de una cortes mentada de madre por parte de los 3, nos retiramos, sin armar mas escándalo, en silencio nos dirigimos al súper, donde obviamente tuvimos que comprar una nueva hielera, y todo lo que habíamos planeado comprar, excepto una cosa . . . luego de un rato estabamos listos con todo lo necesario, entonces ahí nos acordamos de que no teníamos ni idea de cómo salir de esa ciudad, típico, esperamos a que pasara alguien por el estacionamiento donde estábamos y preguntamos, la explicación fue un poco confusa, pero le entendimos, nos pusimos en marcha y fuimos primero a la gasolinera, luego a los pocos minutos ya estábamos por salir a la carretera a Mérida, el camino iba en silencio, tal vez por el coraje de lo que perdimos o tal vez por que no había de que hablar o por que ninguno de los tres queríamos decir algo, hasta que varios kilómetros después ella interrumpe:

- Que no piensan hablar? No quieren algo de tomar, unas papas?
- No- respondimos casi al unísono.
- A mi dame cigarros
- Órale, ahí tienes.
- Oigan, y por que no fuimos a desayunar?- pregunta nuestro conductor.
- Oye, si es cierto, como nos regresamos al hotel se nos olvido.
- No hay problema, ahorita pasamos.

Unos minutos después, nos detuvimos en un pequeño lugar que encontramos a lado de la carretera, ahí desayunamos algo parecido a unas empanadas de carne, hasta el día de hoy tengo la sospecha que eso no era carne si no alguna sustancia extraña alienígena.
Otra vez en el camino el silencio se hizo presente, igualmente, ella lo interrumpe:

- ¿Qué? Tener sexo conmigo los dejo mudos?
- No digas mamadas.
- Por eso me gusta mas hacerlas, y muy bien, no?
- Es que todos mis discos se perdieron, no mamen.
- Hay, bueno si, pero, pues ya ves que ese cabron no dejo revisar, se me hace que el los agarro.
- Neta? Eso crees? Pensé que solo yo me había fijado en eso.
- Hay pues, nomás decía, pero mira aquí hay un disco, ponlo.
- Creo que ese no me gusta.
- Pues a ver de que es.

No estaba mal el disco, empezó con una rola en ingles, pero luego vino el martirio, había en el una rola, aquella famosa “Dragostea din tei” en aquel entonces me era indiferente, pero luego de ese viaje la odio.

- Esa me gusta, repítela – fue lo que dijo ella.
- No manches, deja que termine el disco y ya se repite.
- No, repítela, quiero escucharla.
- No, espérate que se repita el disco
- Oye, tu dile algo, es tu carro.
- Es que a mi tampoco me gusta esa rola – contesto nuestro conductor.
- Ves, dos contra uno, ganamos.

Y que se lanza hacia el frente tratando de oprimir el “repeat” del estereo la detengo y comenzamos el forcejeo.

- Hey, tranquilos van hacer que nos partamos la madre.
- Es que no la quiere repetir
- No, espérate que se repita todo.

Así luego de un forcejeo que mas bien pudo interpretarse como un “Quiero mas sexo contigo” ella termino nuevamente atrás, derrotada, con el cabello suelto y una mordida en el cuello, creo que mi instinto vampirezco salió a flote en esa ocasión, yo aun recuerdo que tuve una pequeña herida en el cuello, por culpa de sus uñas, y un golpe que me di contra el respaldo del asiento, fuera de eso, los tres nos atacamos de risa, así, luego de eso comenzamos con la platica como en las jornadas de viaje anteriores, cigarros y mas cigarros, refrescos y botanas, entonces oh, al llegar dos canciones mas el disco terminaba, solo tenia grabadas 4 rolas, así que todas se repitieron N cantidad de veces a lo largo de la carretera a Mérida, que si bien es un tanto aburrida, y confusa, muy confusa:

- Oye wey, estas seguro que vamos bien?
- Si, por que?
- Es que casi no veo carros en este tramo, nada, de hecho creo que somos los únicos que vamos.
- No has tomado alguna desviación o algo así?
- No, nada, vamos bien, mira allá viene otro carro – como si eso fuera indicio que íbamos bien

Así todo marcho hasta que llegamos a una sospechosa desviación, el señalamiento solo tenia dos nombres, unos pueblos yucatecos que ni siquiera recuerdo, nuestro conductor ni se fijo en eso, hasta que le dije que por favor se detuviera:

- A ver wey allá ese letrero que pasamos dice solo dos destinos, pero ni uno es Mérida
- Osea que vamos mal?
- No manches, claro, mira la carretera, esta solitaria, hace como media hora que pasamos el único auto que he visto en un buen tramo.
- Entonces creo que nos perdimos – dice nuestra compañera.
- Es lo mas seguro.
- Pero, no manchen, si vengo bien, esta debe ser la carretera a Mérida, no hay otra.
- Pues, no se, por que nos regresamos y preguntamos en ese paradero que hay alla, como a 5 kilometros?
- Cual? Yo no vi nada.
- Y como es que vienes bien? Si no lo viste entonces tampoco te fijaste a que hora saliste de la carretera principal y te metiste a esta.
- No hay nada wey, neta.
- A ver, no manchen, si seguimos y llegamos a un pueblito que no es Mérida nos vamos a tener que regresar, si nos regresamos ahorita que estamos mas cerca del restaurancito ese, nos vamos ahorrar un buen de tiempo, no creen?
- Vaya, hasta que dices algo razonable.
- Chinga tu madre pues, yo nomás decía, es lo mas lógico, según creo.
- Bueno, somos dos contra uno, así que regresamos y preguntamos.

Vuelta en U, a los pocos minutos paramos en un pequeño restaurante, curioso, esta en medio de la nada, alrededor solo hay dos casas y una exuberante vegetación, bonito el lugar, donde nos atendió una señora buena onda, muy platicadora, eso si, aprovechamos a comer algo, ahí y de paso pues a lo que íbamos, a preguntar, luego de platicar de donde veníamos y todo eso, fue que le dijimos lo mas patético del viaje, que al parecer nos habíamos perdido, creo que la señora se río para si y nos confirmo las sospechas, efectivamente estábamos en el camino incorrecto, nos dijo que la carretera estaba como a 20 kilómetros de ahí, que había una desviación triple y que nosotros, para ir a Mérida debimos seguir la curva a la izquierda y no de frente, como habíamos hecho, así que al hacerlo, nos dirigíamos a un pueblito que no recuerdo como madres se llama y luego hay otro que ni idea de su nombre, pero según nos dijo, son muy bonitos, incluso hay un lugar con lagunas y eso, donde llegan los paseantes, pero, eso no nos importaba, solo queríamos salir a nuestro destino, pero la señora no paraba de hablar, no dijo que por uno de esos pueblitos mas adelante, podíamos salir a la carretera que va a Chetumal por si queríamos ir a Belice y no se que mas, esa señora me di cuenta, era un mapa andante, creo que tantos años de soledad en ese lugar eran los culpables de eso, así que al terminar, pagamos y nos dirigimos a la carretera correcta, y si, efectivamente al llegar vimos el error, si no te fijas muy bien te sigues de frente sin saber que debes tomar la curva a la izquierda, espero comprendan esa explicación, y como no hay mucha diferencia entre la federal y la estatal, pues es fácil perderse, creo mas bien que es un truco para que los paseantes visiten las lagunas que nos dijo la señora, quien, hasta el día de hoy creo que se sigue riendo de nosotros. Ahí estábamos llegando cuando vimos venir un Autobús, un famoso ADO, con destino a Mérida, entonces, le di la recomendación mas lógica a nuestro conductor:

- Mira wey, por favor sigue a ese ADO y no te alejes de el, hasta que lleguemos.
- Chinga tu madre.
- Pues es que no quiero perderme otra vez.

Efectivamente, el autobús nos guió sin mas contratiempos, bueno, excepto por que escuche “Dragostea din tei” infinidad de ocasiones (desde ese dia me se perfectamente la letra y tonada . . .por eso la odio)nuestra compañera dormía, los cigarros se estaban terminando cuando por fin llegamos, ahí estaba la ciudad de destino, a la que debimos llegar un día antes, y que, a pesar de haber ido varias veces, no conocíamos, no sabíamos como llegar a casa del tío de nuestro compañero, siempre que íbamos, nos iba a recoger a la terminal de autobuses y nos llevaba en su auto:

- Oye wey, y sabes como llegar a casa de tu tío?
- Tengo su dirección.
- Por eso, pero sabes llegar?
- No.
- Entonces?
- Pues preguntamos, no?
- No, mejor háblale, pa mas seguro – Responde nuestra amiga que acababa de despertar.

Entonces paramos en el primer teléfono publico para hablarle, ni uno de los tres tenia celular, patético no? Así entonces esperamos que nuestro conductor hablara, luego de un rato regresa, y supe que algo no estaba muy bien.

- Oye cabron, creo que tenemos un problema.
- ¿Por qué? ¿Qué paso?
- Es que nadie contesta en casa de mi tío . . .

Continuara . . .

10 se animaron a refutar:

Joel dijo...

jajaja, quiero más!!!

me has dejado picado

buen inicio de semana, un abrazo!

Cabrón Insensible dijo...

Este es el post más largo y aburrido que has escrito jaja, que conste que soy fan de "Mérida puede esperar".

Drayden dijo...

ya ya pon lo que sigue quiero saber que paso.

lili dijo...

..... Otra noche se sexo desenfrenado en un Motel de paso... ke emocion ¬¬
jajajaj

SALUDOS......XD!!

Eo dijo...

jaja que cagado perderse por una desviación... le paso a mi jefe una vez y llegamos hasta ocosingo en luar de a palenque jajaja
inches viajes familiares

Eo dijo...

creo que necesito hacer mas viajes entre cuates, por lo menos si te pierdes queda mas chido en un post

Estroncitos dijo...

Damasiado largo, ya ni lo terminé de leer...

oNDSKa FLiCKa dijo...

hay que buenos son esos paseos con la banda, a webo que olvidas cosas en el hotel y te desvias del camino y todos pelean y gritan y bla bla, pero al final siempre es divertido recordarlo.

saludos!

Mi verdadero YO dijo...

Pronto, pronto la continuacion, si, se que fue largo, pero es que asi fue la division.

(Just) Danito dijo...

Ea! Buena chocoaventura, porque tanta prisa por el tio? Un rato en las algunas y pendejeando en los pueblitos hubiera estado chido.

Y si, esos pinches silencios incomodos despues del sexo con la amiga de tu amiga (en mi caso) son... incomodos!

 
Copyright 2010 Este no es un blog filosofico . . .. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan

Modificado un poco por: Verdaderoyo ☂